El alga espirulina rica en yodo

Qué es el yodo

Para qué necesitamos yodo

El yodo es un mineral esencial que el cuerpo humano necesita para funcionar correctamente. Es un oligoelemento, lo que significa que se requiere en pequeñas cantidades para mantener una buena salud.

El yodo es necesario para la producción de hormonas tiroideas en la glándula tiroides. Estas hormonas son responsables de regular el metabolismo del cuerpo y de influir en el crecimiento y desarrollo del cerebro y el sistema nervioso en los bebés y los niños pequeños.

La deficiencia de yodo puede provocar hipotiroidismo y otros problemas de salud, incluyendo bocio, retardo mental, cretinismo y trastornos del crecimiento. Por lo tanto, es importante que las personas obtengan suficiente yodo en su dieta para prevenir estos problemas.

Para qué sirve el yodo en el ser humano

El yodo es esencial para la producción de hormonas tiroideas en la glándula tiroides, y estas hormonas tienen un papel importante en la regulación del metabolismo del cuerpo. Además, el yodo también es necesario para el desarrollo y el crecimiento adecuados del cerebro y el sistema nervioso en los bebés y los niños pequeños.

Algunas de las funciones importantes que cumplen las hormonas tiroideas son:

Regulación de la temperatura corporal.

Control de la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

Mantenimiento de los niveles de energía y la función muscular.

Regulación del crecimiento y el desarrollo de los huesos y los tejidos.

La deficiencia de yodo puede llevar a hipotiroidismo, bocio, retardo mental, cretinismo y trastornos del crecimiento. Por lo tanto, es importante asegurarse de que se obtiene suficiente yodo en la dieta para prevenir estos problemas.

Qué enfermedades provoca la falta de yodo

La falta de yodo puede provocar una serie de trastornos, los cuales incluyen:

Bocio: es un agrandamiento anormal de la glándula tiroides que puede ser visible en el cuello. Es una respuesta del cuerpo a la falta de yodo en la dieta.

Hipotiroidismo: se produce cuando la glándula tiroides no produce suficientes hormonas tiroideas, lo que puede afectar el metabolismo y causar síntomas como fatiga, aumento de peso, piel seca, pérdida de cabello, estreñimiento, depresión y problemas de memoria.

Retardo mental: la deficiencia de yodo en la dieta durante el embarazo y la infancia puede afectar el desarrollo normal del cerebro y causar retraso mental.

Cretinismo: es una forma grave de retraso mental que se produce cuando la deficiencia de yodo en la dieta es muy severa durante el embarazo y la infancia.

Problemas de fertilidad y gestación: la deficiencia de yodo puede afectar la fertilidad y la capacidad de las mujeres para tener embarazos saludables, y aumentar el riesgo de aborto espontáneo, parto prematuro y otros problemas durante el embarazo.

En resumen, la deficiencia de yodo puede tener graves consecuencias para la salud, especialmente en mujeres embarazadas y niños pequeños.

Por lo tanto, es importante asegurarse de que se obtiene suficiente yodo en la dieta para prevenir estos problemas.

En qué alimentos se encuentra el yodo

El yodo se encuentra principalmente en alimentos de origen marino y también en algunos alimentos a los que se les ha añadido industrialmente. También existen muchos suplementos. Algunos alimentos ricos en yodo incluyen:

Pescados y mariscos, especialmente la caballa, el atún, el bacalao, los mejillones y el marisco.

Algas marinas, como el nori, el kombu y el wakame.

Sal yodada.

Leche y productos lácteos, como el queso y el yogur.

Huevos.

Vegetales de hojas verdes, como las espinacas.

Frutas como las fresas y los plátanos.

Es importante tener en cuenta que el contenido de yodo en los alimentos depende de la cantidad de yodo en el suelo o en el agua donde se cultivan o se crían los alimentos. Por lo tanto, la cantidad de yodo en los alimentos puede variar significativamente según la región geográfica.

Qué cantidad diaria de yodo necesita el ser humano

La cantidad diaria recomendada de yodo para adultos es de 150 microgramos por día. Sin embargo, para mujeres embarazadas y lactantes, la cantidad recomendada es ligeramente mayor, con 220 y 290 microgramos por día, respectivamente.

Es importante tener en cuenta que la cantidad de yodo que una persona necesita puede variar según su edad, género, nivel de actividad física y estado de salud.

Además, en algunos casos, como en personas con hipotiroidismo o enfermedad de Hashimoto, pueden requerir una mayor ingesta de yodo para compensar la disminución en la producción de hormonas tiroideas.

En estos casos, es importante consultar con un profesional de la salud para determinar la cantidad adecuada de yodo necesaria.

Sobre el autor

Scroll al inicio
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad